CONSEJOS

Para muchas personas una mudanza es algo estresante y caótico, pues se deben tener en cuenta varios aspectos importantes como lo son el presupuesto, el embalaje, el transporte o el guardamuebles que se necesite para solucionar cualquier duda de cómo hacer una mudanza.

 

En MUDANZAS MACARENA, una empresa especializada en embalaje de muebles en Sevilla, le daremos algunos consejos fundamentales sobre cómo hacer su mudanza:

 

Qué llevar a la casa nueva:
Pensando en el nuevo hogar, se deben elegir los muebles que se llevarán y también cuáles quedarán en la vieja casa con el nuevo propietario, o si se destinarán a alguien que los necesite.

 

No olvide verificar si las dimensiones de los electrodomésticos (lavadora, nevera, etc.) se adaptan a la casa nueva.

 

Las habitaciones cada vez las hacen más pequeñas, por lo que se deben tomar las medidas para saber si caben ambas mesillas después de colocar la cama.

 

Al llegar a casa, comience a seleccionar la ropa, trastos y todo lo que no quiere conservar.

 

Cómo seleccionar qué llevar:
La mudanza no significa trasladar todo lo que poseemos  en la casa. Seleccionar y separar lo que no se llevará es prioritario. Regale los trastos que no le interesan a alguien que lo necesite y sino, llame al ayuntamiento. Cuando llegue el momento de mudarse y comience a embalar, es cuando se dará cuenta de la cantidad de cosas que fue acumulando a lo largo de los años y que ni siquiera utilizó. Todo lo que no se ha usado en los últimos seis meses o si se quiere un año, no se usará más, por eso déjelo: lleve lo menos posible a su nueva vivienda.

 

Toda la familia a embalar:
Si usted y su familia serán quienes embalen, dos semanas antes del día de la mudanza, solicite a la empresa encargada del traslado, las cajas y todos los elementos de embalaje necesarios para comenzar la tarea.

 

Planificar el embalaje:
No guarde un poco de cada cosa y al tun-tun. Lo mejor es embalar cuarto por cuarto. Hay que enumerar las cajas, también puede poner un color especial para distinguirlas de las cajas de las otras habitaciones. No olvide realizar el inventario de cada caja. Identifique con color y en varias caras las que contengan objetos “frágiles”.

 

Cómo embalar:
Para los artículos más pesados, como los libros, utilice cajas pequeñas que se puedan transportar o mover con facilidad.

 

La vajilla se debe embalar por separado  y con mucha precaución. Los platos se deben embalar con plástico – burbuja y colocarlos dentro de la caja, de forma vertical, ya que son más resistentes frente a los golpes; luego, rellenar los huecos con papel de periódico arrugado. Las copas se deben envolver una por una, en plásticos – burbuja y guardarlas de pie. Rotule con colores fuertes la palabra “frágil” en varias de sus caras.

 

Las cintas adherentes para precintar las cajas, no se usan directamente sobre los muebles, pues costará mucho sacar el pegamento y puede estropear los acabados.

 

La ropa se guarda en bolsas grandes de basura y la ropa más delicada, en cajas especiales con barras para colgar.

 

Los artefactos electrónicos, es mejor trasladarlos envueltos en mantas y atados con cuerdas.